Páginas vistas en total

martes, 26 de febrero de 2019

EL “PADRE ANGEL” EN LA JAULA DE GATOS.



Fecha: 23  de Enero de 2019
Lugar: LA POSADA DE LA VILLA 
         Cava Baja, 9
          M A D R I D

Asistentes: Padre Angel (invitado), Marié de Castro, Sandra Fagil, Beatriz Sanz, Tamara Muñoz Calero, Cristina Carrillo,  Sergio Mella, Jesús Díaz, Carlos Chaguaceda, José Manuel Gredilla, José Ignacio Rodrigo, Francisco Hidalgos, Santiago Pedraz, Luis Blázquez, Leandro Crespo, Guillermo Llamas, José Ropero, Alberto Sánchez-Horneros, Jaime Porras, Antonio de la Riva, Enrique Chico, Jacinto Santos, Alonso de la Riva, Gerardo Viada, Miguel Muñoz Calero y Luis Yáñez.
               ************************************

No creo que haya nadie,  hasta en el  más recóndito rincón de este país, que no conozca la obra que ha llevado a cabo el Padre Angel, a lo largo de toda su vida. Su bien ganada fama, de la que se ha hecho justo merecedor, desde que ejerce su labor pastoral como miembro de la iglesia católica, es debida al constante y permanente sacrificio en beneficio de los demás. No importa que uno sea  creyente o no, pero ante una persona de su condición y talante, que ha sido y es capaz de no regatear esfuerzos y de implicarse en favor de las clases más desprotegidas,  necesariamente uno tiene que rendirse ante esa incesante labor de ayuda y apoyo a los más necesitados. 

 Alguien como él, que sigue a pies juntillas, las enseñanzas del  Evangelio de Cristo, que todos conocen y que muy pocos practican, merece el respeto y la consideración de los ciudadanos de cualquier condición o clase. Su cristianismo es ejemplar, convincente, solidario, auténtico, de esos que tocan la fibra de la sensibilidad cuando uno percibe de lo que es capaz de hacer este cura en beneficio de los que más lo necesitan. De eso se trata Padre Angel, pocos, muy pocos, más bien diría que casi nadie, son los que como tu, han sido capaces de hacerlo y entregarse incondicionalmente  a esta ocupación tan filantrópica. Eres un modelo viviente de solidaridad y sacrificio. Una vida ejemplarizante, cuyo objetivo no ha sido otro que el de paliar las necesidades de los mas menesterosos.

Nació en plena Guerra Civil Española, en el año 1937, en una barriada de Mieres (Asturias), que responde al nombre de La Rebollada. Ordenado sacerdote en 1961 en el seminario de Oviedo, y desde entonces no ha descansado ni un solo momento en su obra social atendiendo a niños y jóvenes discapacitados, inmigrantes desesperados, ancianos abandonados, mujeres maltratadas, drogodependientes y personas  desamparadas. Toda su entrega le ha merecido la pena y se ha visto sobradamente compensado por una sola y sencilla sonrisa de los más desgraciados y desprotegidos. Dice que siendo niño, le sirvió de ejemplo el cura de su pueblo, que se ocupaba noche y día de las víctimas de la Guerra Civil, fuesen del bando que fueren. Buen ejemplo, si señor, y máxime en aquellos tiempos en los que nada era fácil, para que luego digan que si los curas tal y que si cual; ¡ha habido y hay de todo en la viña del Señor!

En la actualidad el Padre Angel  es el párroco de la iglesia de San Antón en Madrid, ubicada en la Calle Hortaleza, que permanece abierta las 24 horas del día. El 17 de Enero los vecinos madrileños llevan a sus mascotas para que reciban la bendición del santo, una tradición que se mantiene desde hace muchos años y que él apoya incondicionalmente, puesto que muchos de los que llevan allí a sus talismanes, no tienen más compañía que la de esos animales. Esta parroquia funciona como tal desde finales del siglo XVIII.  Es una iglesia recoleta construida en el mismo siglo y que se ajusta al más puro estilo barroco neoclásico madrileño, aunque a lo largo del siglo XIX sufrió varias transformaciones, que no se bien le han favorecido arquitectónicamente o no.

Posiblemente algún preboste reaccionario califique  al Padre Angel de transgresor, porque ha roto con aquel cliché del cura de sotana y bonete que estaba siempre al lado del poderoso, que vivía un mundo de prebendas y canonjías y  que jamás supo, ni quiso  distinguir la diferencia entre la limosna caritativa y la ayuda solidaria. Está muy lejos de aquel tipo de cura que escuchaba en confesión al pueblo, con la distancia que marcaba un vetusto confesionario, y se aislaba de sus feligreses desde lo más alto de un púlpito inquisidor o marcando diferencias desde un rimbombante presbiterio; este perfil de cura no se ajusta en nada a lo que es el Padre Angel. 

Que equivocados estaban y están  los que así pensaban y piensan, que no han querido o no han sido capaces de asimilar las  enseñanzas  del Concilio Vaticano II o los mensajes de aquella Teología de la Liberación, que hablaba de un Jesucristo que se oponía al injusto orden social establecido y a los poderes de su tiempo, porque no aceptaba que la justicia debía estar por encima del odio y la opresión y que el pobre era el verdadero miembro de la iglesia que preconizaba su fundador. 

Este Padre Angel, es el antagónico  de todos aquellos que disfrutaban de las riquezas y privilegios en este mundo, y le decían a los sin techo que debían aceptar las desgracias, porque serían recompensados en la otra vida.  El Concilio Vaticano II benefició a todo el orbe cristiano, y de una forma muy especial a la iglesia católica. Una buena parte de los clérigos de aquel tiempo, cambiaron su  forma de pensar. Hubo un antes y un después de aquel evento histórico-ecuménico. Los curas recibieron el mensaje de acercarse al pueblo y convivir con él, con sus penas y sus alegrías, en definitiva abrirse al mundo y tomar conciencia de la necesidad de adaptar el Evangelio de Jesucristo a los tiempos modernos. Fue una etapa de apertura, que lamentablemente también tuvo sus detractores, sobre todo en algunas curias episcopales y cardenalicias,  que no querían perder  la posición de privilegio que durante siglos habían tenido los miembros de la iglesia.

Nadie pone en duda que la iglesia católica, como otras iglesias, han sido las primeras en desarrollar y llevar a cabo obras sociales. Desde siglos atrás las religiones siempre estuvieron en primera línea, atendiendo a  los que padecían enfermedades como la lepra o la peste u otro tipo de enfermedades infecciosas, que tanto reparo y rechazo producían entre las gentes, por miedo al contagio que casi siempre representaba una muerte terrible. Actualmente la iglesia sigue demostrando su compromiso, atendiendo a enfermos de sida, évola u otras de las muchas enfermedades que azotan las zonas más deprimidas del planeta. También, como no, su desvelo en la atención a migrantes y refugiados, es una de sus principales labores humanitarias, fundamentalmente con esas gentes que inician un éxodo incierto en busca de una vida mejor.

El desvelo del Padre Angel a través de su parroquia, es atender durante las 24 horas del día a todo aquel que precise cualquier tipo de la ayuda que sea. Pero es consciente que las penurias físicas de primera necesidad, como mitigar el hambre y el frío de niños, mujeres o ancianos, es lo primordial desde su perspectiva humanitaria. De ahí que le resulte incomprensible, que ante tantas necesidades y miserias, las iglesias permanezcan cerradas, cuando podrían atender a los más necesitados con los primeros auxilios.

El padre Angel está convencido, que las conclusiones del Concilio Vaticano II, convocado por el papa Juan XXIII en 1962, fue uno de los eventos históricos que marcaron el siglo XX. Hoy, felizmente la iglesia católica está en perfecta sintonía con todos ellos postulados. Es verdad que en aquel momento, los sectores más inmovilistas no estaban de acuerdo con que la iglesia se adaptara a las exigencias de su tiempo, lo cual de alguna forma produjo un notable retraso, impidiendo que la misma se hubiera actualizado con su época, pero gracias al empeño y al esfuerzo de la gran mayoría de sus miembros, consiguieron con su ejemplo y su empeño, reconducir una situación que estaba alejando a las gentes de una iglesia en la que habían depositado toda su confianza. 

Para hacer el bien y conseguir un mundo mejor, no es condición “sine qua non” ser cristiano o católico; nadie tiene el patrimonio de la bondad. Cualquier ser humano de la raza, ideología o tendencia que sea, puede ser un gran virtuoso y un benefactor. Tenemos ejemplos muy claros de colaboración desinteresada de gentes  que están comprometidas en organizaciones, que se sacrifican en ayudar a los más necesitados, y no militan ni pertenecen a ningún movimiento religioso. 

Hoy la sociedad es más solidaria que nunca. Sirva como ejemplo el caso del niño Julen, que cayó a un pozo en la comarca de Totalán (Málaga), y la respuesta general ha sido verdaderamente abrumadora, tanto con medios mecánicos como humanos. Desde el primer instante en que se conoció la noticia, todos se brindaron a colaborar en las labores de rescate, haciendo lo humanamente posible. Es un ejemplo de que la sociedad actual, con todos los defectos que pueda tener, en los momentos más críticos, responde de una forma desinteresada, haciéndose participe de la angustia y el dolor de los familiares. Eso se llama solidaridad. Podemos estar satisfechos de esta sociedad, que es capaz de sacrificarse hasta extremos insospechados, cuando se trata de prestar ayuda a un necesitado en cualquier tipo de catástrofe.

No todos son parabienes en la labor del Padre Angel, por supuesto que es querido y admirado por la gran mayoría de los madrileños, sobre todo por sus feligreses, pero es polémico y cuestionado para ese sector reaccionario, que no es capaz de ver más allá de dos palmos, sin tener la más mínima proyección de grandeza y de futuro. Porque la iglesia de Cristo, sin duda la más perseguida durante siglos por sus detractores, tiene la necesidad de convencer a las gentes con su ejemplo y con permanentes acciones de generosidad, y aquí el Padre Angel es todo un referente. 

La iglesia verdadera es la iglesia de Cristo, que vino a este mundo a traer la paz, el amor, el perdón y  convivir con las clases marginadas, y no esa otra iglesia apartada del pueblo, que no quería participar de sus problemas. Hoy el que sigue las enseñanzas de Cristo es el papa Francisco, al que muchos tachan de rojo y de comunista, en el tono más despectivo, por el mero hecho de convivir estrechamente unido al pueblo, y estar presente allí donde se haya producido cualquier tipo de desgracia o catástrofe. Bueno es que a un papa como Francisco se le señale como populista, por acudir en ayuda de los que más angustiosamente lo necesitan.

Las personas que van a la iglesia de San Antón, por regla general, no tienen hogar y se acercan allí a tomar un pequeño refrigerio y evitar el frío de las crudas noches de invierno. Un café o un caldo caliente, depende en que momento y situación, puede ser el mejor manjar del mundo. 

En la iglesia, hay un libro donde cada uno puede dejar sus reflexiones y sus pensamientos, y curiosamente la gran mayoría coincide, en que esta debe ser la forma de actuar de la iglesia en la que ellos creen y que es la que les llena plenamente. Es entrañable ver a personas, que ante la desgracia de un semejante, son capaces de sensibilizarse ofreciéndoles una caricia,  mirarle a los ojos y tener una palabra de aliento y de consuelo,  conscientes de que no tienen a nadie en quien apoyarse y con quien compartir las penurias de su trágica vida. 

¿Cómo se llena la existencia de estas personas que sufren? La oración  está muy bien, pero solo con rezar no es  suficiente. Hay que querer desinteresadamente a la gente, y que nos duela en nuestro interior las desgracias ajenas.  Además es necesario compartir algo de lo nuestro, con aquel que no tiene nada y más lo necesita.

Estas Navidades pasadas una asociación invitó al Padre Angel a llevar los regalos de Reyes a  niños que padecen cáncer en estado terminal, en el Hospital de La Paz de Madrid. Saber que algunos de esos niños no tienen solución y se van a morir en unos días, teniendo presentes y angustiados a sus padres al pie de sus camas, es de una tristeza y una aflicción, que a uno le provoca un gran abatimiento y un enorme dolor. Si los que sienten y viven directamente estas tribulaciones, no son auténticamente solidarios, que venga Dios y lo vea. Al final uno sale de allí, con la sensación de que hay mucha gente buena, que es capaz de ofrecerse sin reservas de ningún tipo y compartir el dolor y la angustia con los que más sufren.

Es cierto que las organizaciones no gubernamentales, (ONG), nacen por la falta de compromiso y responsabilidad de los gobiernos de turno, sean del color que sean, los cuales por ley debieran estar obligados a buscar las soluciones para que ningún ciudadano español, que es lo que nos ocupa en este momento, mal viva sin tener lo mínimo elemental asegurado, para una digna subsistencia. No es de recibo que se habiliten partidas en los Presupuestos Generales del Estado, para cuestiones de menor importancia, cuando un elevado porcentaje de la ciudadanía se muere de hambre y de frío. Es una falacia que en elecciones los políticos se comprometan a dar cobertura a los necesitados y cuando llegan al poder se olviden olímpicamente de ellos. Así jamás conseguiremos un mundo justo y solidario.

En su permanente deambular por aquellas zonas donde la tragedia ha hecho acto de presencia, dejando a su paso calamidades y desgracias, y ante el espectáculo macabro de tantos mutilados y muertos, uno se pregunta; “¿dónde está Dios?”, y hay que tener mucha entereza y fe, para no entrar en un estado de rebeldía. Recuerda perfectamente el terremoto de Haití en el año 2010, cuya visión era realmente dantesca, y a la vista de tanta desgracia un obispo hizo unas inoportunas e improcedentes manifestaciones diciendo que aquello, “había sido un castigo de Dios”, lo que suscitó múltiples críticas, reproches y censuras, ante tamaña y bárbara expresión. Ese Dios que gentes como el Padre Angel preconizan, es un Dios bondadoso, un Dios que nunca castigaría a un pueblo como el haitiano, un pueblo tercermundista donde el hambre y la miseria presiden secularmente la vida diaria de sus gentes. Ese Dios que castiga al débil, al pobre,  es imposible que exista. ¡Ese no es el Dios de los cristianos!.

El ser humano nace para ser feliz aquí y no en el otro mundo, por eso cuando dice, supongo que de una forma coloquial, la 4ª Bienaventuranza del catecismo; Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”; resulta cuando menos un tanto irónico, que alguien que está viviendo en la miseria, encima tenga que dar gracias por ello. ¿Quién no tiene dudas ante situaciones límite, que uno haya visto o incluso vivido?

Que el Padre Angel no es solamente un teórico, lo prueban  numerosos hechos,  como por ejemplo el haber sido el fundador en el año 1962 de la ONG “Mensajeros de la Paz”, cuyo proyecto aparte de espiritual, es social y cultural, y sobre todo sin “ánimo de lucro”. Sus objetivos principales son los siguientes: 1) Protección a la infancia. 2) Promoción de la mujer victima de la violencia machista. 3) Cuidado de personas discapacitadas físicas y psíquicas, así como mayores. 4) Integración de los inmigrantes. 5) Atención a familias sin recursos y personas sin hogar.

Estoy convencido que no hay una finalidad más altruista que los objetivos con los que se ha fundado esta ONG. Son 51 años de compromiso, lucha y entrega al servicio de los demás, que ponen de manifiesto la grandeza de espíritu de quienes trabajan desinteresadamente en una tarea tan generosa y solidaria. Hace algo más de 2 años el Padre Angel ha impulsado un proyecto, con el objetivo de ofrecer cenas gratuitas a personas sin hogar. Se trata de una cadena de restaurantes con el nombre de “Robin Hood”, cuyo primer local ha sido abierto en Madrid, el cual funciona como un establecimiento normal de hostelería hasta la 7 de la tarde, y a partir de esa hora sirve cenas gratuitas a personas desfavorecidas. ¿Cómo se llama esto?; me reitero si digo por enésima vez, esto se llama solidaridad.

Las ONGs se financian en un  alto porcentaje,  (82% aproximadamente), de organismos oficiales, y el resto de donativos particulares de gentes que quieren colaborar desinteresadamente con este tipo de proyectos.  En Mensajeros de la Paz, estamos abiertos a recibir  todo tipo de ayudas, como prendas de vestir y de abrigo así como otro tipo de enseres que palian muchas de las necesidades de los que allí acuden. Aquel que no tiene nada, recibir una simple bufanda es para él una auténtica bendición.

¿Es o no es el Padre Angel un permanente y constante ejemplo de solidaridad? ¿Puede alguien cuestionar su desinteresada implicación? ¿Por qué allí donde vaya, es homenajeado y respetado, en reconocimiento a su labor humanitaria? Todo tiene su explicación, el pleno convencimiento de que la ayuda desinteresada a los que menos tienen y más sufren, es un compromiso con su ideología cristiana que se fundamenta en el Evangelio de Jesucristo.

Nos dejó reflexiones y consideraciones, que tienen una raíz fundamental, el amor al prójimo y su gran preocupación por los que más lo necesitan. Aquí no hay populismos, ni la búsqueda del aplauso y la fama, aquí lo que hay es verdad y autenticidad.
               

“Hay cosas que los políticos son incapaces de generar, el cariño a los semejantes y la vocación de ayuda a los que no tienen nada”.
“Muchas veces tiene más miedo a los creyentes, que a los  no creyentes. En ocasiones, estos últimos tienen unas creencias mucho más firmes,  que aquellos que se jactan de ser los verdaderos poseedores de las más firmes convicciones”.
“Posiblemente, uno de los problemas más serios, por los que atraviesa la sociedad actual, sea la soledad”.
“Por regla general el ser humano es solidario, por eso no está de acuerdo con el aserto, de que el hombre es lobo para el hombre, aunque ello se refleje en las Sagradas Escrituras”.
“La mayor felicidad de la que puede disfrutar el ser humano, es tener alguien a quien querer y alguien que le quiera”.
“Como sacerdote, lo mismo bendigo a una pareja heterosexual como homosexual, y en este tema no acepto ningún tipo de objeciones, puesto que si bendigo a miles de animales, podré también bendecir a dos personas que se quieren”.
“Hay que enfrentarse a esa iglesia rancia y obsoleta, que pretender hundirla esos fariseos e inquisidores, que no quieren la evolución de la misma”.
“Todos somos hijos de Dios tanto los que creen como los que no creen”.
                 **************************************  
   

Son centenares los homenajes y premios nacionales e internacionales que ha recibido el Padre Angel, a lo largo de su dilatada actividad desde que fue ordenado sacerdote. Enumerarlos aquí uno por uno, sería muy laborioso y necesitaríamos muchas páginas; por eso citaré uno solo: Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. También hay un clamor social importante, que pide se le conceda el  “Premio Nobel de la Paz”; estoy convencido que nadie pondría objeción alguna.
             ********************************************        

Ha sido un honor para este Foro haber tenido al Padre Angel como invitado. Personas que obran  como él, hacen que uno llegue al convencimiento,  que en este mundo súper materializado,  sigue habiendo gente buena, que se preocupan por los demás y que predican con el ejemplo, sin pedir nada a cambio.

De eso se trata querido Padre Angel, pocos, muy pocos, los que como tu han sido  capaces de hacerlo y  entregarse incondicionalmente a este menester, tan filantrópico. Eres un modelo viviente de solidaridad y sacrificio por los demás. Una vida ejemplarizante, cuyo objetivo no es otro que el de paliar las necesidades de las clases más necesitadas.

Gracias por haber departido con nosotros en un día tan especial. Hemos aprendido muchas cosas de ti, pero si tuviera  que destacar una entre  tus muchas virtudes, sin duda sería  la de hombre bueno, calificativo que parece sencillo, y que lo es, pero que encierra un gran compendio de virtudes que muy pocos poseen. Este curilla bonachón y sencillo, si las tiene.
Gracias por todo Padre Angel. Hasta siempre.
Por: Luís Yáñez.

martes, 5 de febrero de 2019

FRANCISCO ETXEBERRIA EN JAULA DE GATOS.



Fecha: 19 de Diciembre de 2018
Lugar:   La Posada de la Villa
            Cava Baja, 9
            M A D R I D
Asistentes: Francisco Etxeberria Gabilondo, (invitado), Laura Riñón, Beatriz Sanz, Tamara Muñoz Calero, Patricia Porras, Santiago Pedraz, Gerardo Viada, Jaime Porras, José Ignacio Rodrigo, Francisco García, Francisco Hidalgos, Antonio Blázquez, Enrique Chico, Ramón Cervera, Juan Chaves, Jesús Díaz, Carlos Sánchez Horneros, Jacinto Santos, Germán Gamazo, Alberto Sánchez Horneros, Juan Llopis, Miguel Muñoz Calero y Luis Yáñez.

                *******************************************
Francisco Etxeberría Gabilondo, nació el año  1957  en Beasain (Donosti). Doctor en medicina, antropólogo y forense. Sin duda alguna una de las mentes más preclaras del panorama científico de nuestro país. Su reputación  está más que  ratificada y contrastada por su brillante trayectoria y por el reconocimiento nacional e internacional de sus trabajos en el campo de la investigación médico-forense. Tal es así que cuando se suscita una duda en este terreno científico, en el que él es una autoridad, siempre se solicita su participación para  que a la hora de emitir un informe, este tenga el refrendo de su contrastada solvencia.   

Se considera un médico atípico, puesto que discrepa del criterio de algunos colegas a la hora de definir cual es realmente la misión de un médico en la sociedad, en la que  una gran mayoría cree que su deber  es solamente el de curar enfermos. Su forma de ver las cosas  en este terreno, digamos que diferente, ya que en su opinión, la función más importante de un médico, es la de establecer un diagnóstico y en consecuencia saber cual es el tratamiento adecuado para el enfermo, cuyo objetivo al final no es otro que el de combatir la enfermedad y a la postre, la cura total y definitiva  del paciente. Dice sentirse atípico, porque dentro de su propia profesión y dada la complejidad de la misma, cuando han tenido reuniones con otros compañeros de especialidades distintas, en muchas ocasiones se han sentido un poco incomprendidos.

Uno de sus  trabajos consiste en hacer unos informes fríos y técnicos, que a veces se humaniza cuando se le añaden otros contenidos de orden emocional. Los jueces construyen sus resoluciones con los elementos que sacan de las pruebas testificales, documentales y periciales. Los forenses están solamente en la parte pericial, pero sus conclusiones tienen que ser siempre objetivas, imparciales y demostrables. Para ello antes de emitir un informe, uno debe aislarse y concentrarse con toda la información que tenga, separar todo lo que carezca de sentido, y quedarse solamente con aquello que tenga visos demostrables de veracidad. Es cierto que en ocasiones hay mucha información formalmente generada, bien obtenida y útil, pero muy intrincada y compleja a la hora de emitir un informe. En un proceso puede haber varios informes periciales y cada uno tener un  trozo de verdad, pero al final todos se han de ensamblar con otros elementos que deben cuadrar entre sí, de tal forma que la resultante de todo ello, sea una conclusión lo más veraz posible. Cuando un caso es muy complejo, hay momentos en  que es muy difícil aclararse y para eso está el juez que tiene que entenderlo y ordenarlo, ya que al final solamente él tiene en su poder todos los elementos relativos al caso, lo que le permitirá emitir una sentencia justa. 

Sus participaciones en procesos judiciales de renombre dentro y fuera de España, le han conferido esa  fama y el  prestigio del  que hoy goza merecidamente. Entre los muchos casos en los que ha colaborado de una forma activa y directa figuran entre otros, la exhumación de los restos de Lasa y Zabala, primer acto terrorista de los GAL, (Grupos Terroristas de Liberación), en España, en los que demostró, cuando se llevó a cabo la autopsia en 1985, que habían sido torturados y asesinados en 1983 y posteriormente enterrados en cal viva en la localidad alicantina de Busot. Asimismo colaboró activamente en la exhumación de fosas en las que había personas asesinadas y desaparecidas, en la Guerra Civil Española. Del mismo modo asesoró también al entonces juez Baltasar Garzón, en el caso de la Memoria Histórica de la Guerra Civil y el franquismo, que más que Memoria Histórica era una cuestión de Derechos Humanos, de justicia y de reparación para con las víctimas y sus familiares, fueran del bando que fueran, ya que él nunca ha hecho distinciones de ningún tipo en casos similares a este.  

Otra cooperación muy significativa, fue la exhumación y análisis de los restos del cantautor chileno Víctor Jara, torturado y asesinado durante el golpe de Estado del general Pinochet en Chile en el año 1973, así como el examen de los restos del presidente chileno Salvador Allende, en cuya investigación se demostró que se había suicidado y no asesinado; un caso que ha provocado muchas controversias sobre la circunstancias de su muerte, aunque actualmente tanto la justicia chilena, como los familiares y la opinión mayoritaria aceptan como firme la tesis del suicidio. Otra de sus notables intervenciones, fueron los trabajos llevados a cabo en un equipo multidisciplinar de 36 expertos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, en el convento de las Madres Trinitarias Descalzas de Madrid, para la identificación de los restos de Miguel de Cervantes, cuya conclusión final a la vista de toda la información generada tanto histórica, como arqueológica y antropológica, fue: “Que no está garantizado al cien por cien, que los restos hallados, sean los de Miguel de Cervantes Saavedra, porque falta la prueba definitiva del ADN, que sería la concluyente y decisiva”.

Uno de los grandes dilemas de la sociedad está, en si es lo mismo ser objetivo e imparcial que ser neutral. Con el paso de los años e influenciado por la criminología, ha llegado a la conclusión que no se puede ser neutral, necesariamente hay que ser objetivo e imparcial, puesto que el problema que se suscita no es otro que la vulneración de los derechos humanos, los cuales son un espacio que en todas las sociedades modernas ha experimentando un notable crecimiento, debido a la concienciación de la ciudadanía en este tipo de temas.
Un caso muy característico es el de los muertos en la guerra de las Malvinas en el año 1982, en la que perdieron la vida más de un centenar de soldados argentinos. 

Una comisión compuesta por profesionales españoles dirigida por Francisco Etxeberría, exhumó los restos de aquellos soldados, los cuales una vez estudiados y analizados fueron devueltos a sus familiares en Argentina. Un caso como este no está judicializado, en el sentido de que no hay una reclamación penal contra nadie, puesto que se considera un enfrentamiento bélico  entre dos países, por el dominio de unas islas, (Malvinas), que en aquel momento estaban declaradas como territorio en litigio,  sin embargo este acontecimiento, el de la inhumación y devolución de los despojos a sus deudos a instancias y requerimiento de la propia sociedad, se encuadra en el espacio de los derechos humanos.

Otro caso que tuvo sensibilizada a la opinión pública durante meses,  fue el “caso Bretón”.  Unos sucesos relacionados con la desaparición de los hermanos Bretón Ortiz de 6 y 2 años, en Córdoba. Ambos niños según la sentencia murieron a manos de su padre José Bretón, y sus cadáveres fueron quemados por el mismo, sin apenas dejar restos para una posible identificación. La causa de esta barbarie fue motivada por que la ex esposa de José Bretón que se había separado de  su marido por maltratador, al entregarle los hijos el fin de semana que le correspondían, supuestamente en un momento de enajenación mental, quiso vengarse de su ex mujer asesinando a sus propios hijos. Un hecho trágico  que se inició en Octubre de 2011 y tuvo una sentencia condenatoria el 22 de Julio de 2013 de la Audiencia Provincial de Córdoba, de 40 años de prisión para el padre de los niños. 

El proceso duró varios meses, llevándose a cabo la identificación de los restos óseos por parte de una antropóloga de la policía científica, la cual en su informe pericial reflejó que dichos restos podrían ser de animales. A petición y a instancias de la madre de los niños desaparecidos, Francisco Etxeberría llevó a cabo las investigaciones pertinentes y emitió un informe, que reveló  la existencia de fragmentos óseos humanos encontrados en los restos de una hoguera en la finca Las Quemadillas, que podrían corresponder a los niños desaparecidos. Este informe, fue definitivo para que la policía y la justicia investigaran y resolvieran definitivamente este trágico suceso. De no haber intervenido Francisco Etxeberría y solamente se hubiese tenido en cuenta el informe de la antropóloga policial, posiblemente el caso no se hubiese resuelto y hoy el asesino estaría en libertad.

Los signos más claros de violencia humana datan de 4 a 5.000 años antes de Cristo, según estudios realizados en varios restos hallados en  yacimientos que se han encontrado en el norte de la península ibérica y en Francia. Solo en la Rioja alavesa se descubrieron 300 esqueletos con puntas de flechas de sílex clavadas en los huesos. Es a partir del neolítico, cuando se  descubre la agricultura, la ganadería, y la posesión de tierras, que son cosas que empiezan a importar a los miembros de las comunidades, lo mismo que tener lo que podemos considerar su vivienda en la cercanía de los ríos. Todas estas  cuestiones son las  que fundamentalmente provocan la conflictividad entre aquellos moradores. 

Los cromañones son la última invasión que viniendo de Africa hace 10.000 años antes de Cristo, se asentaron en Europa. Del homo sapiens o cromañón, se ha dicho que con respecto a los neardentales, con los cuales convivimos aproximadamente 16.000 años, fuimos  los responsables de que prácticamente  se extinguieran, quedando los cromañones solamente en los asentamientos europeos. Se baraja la teoría de que posiblemente la  extinción de los neardentales, fuese debida a su incapacidad cosmogónica y de pensamiento,  y a que su relación social fuese mucho menos eficaz y sólida que la de los cromañones. 


La evolución humana empieza entre los 5 a los 6.000.000 de años en Africa, cuando unos monos instalados en los árboles, donde tienen todo lo necesario para alimentarse, por lo que no tienen necesidad de pisar el suelo para nada, puesto que tienen sobradas condiciones de protección y manutención para desenvolverse en la floresta. Pero por alguna razón que nadie se explica, empiezan a caminar por el suelo y a explorar, seguramente por la necesidad de buscar  alimentos en  otros bosques más lejanos, lo cual conllevaba un riesgo importante, ya que podrían ser depredados por las fieras existentes, pero el hecho es que lo hicieron. Tardan 4.000.000 de años en llegar a Europa, o sea que se instalaron en la península ibérica hace aproximadamente 1.000.000 de años. 

En este tiempo el mono ha entrado en un proceso de evolución y ya podemos considerarlo un homínido, teniendo además capacidad de convivencia, donde aparecen sentimientos como el amor y las atenciones y cuidados entre si, o sea que se despierta en ellos una condición claramente humana, que no tiene ninguna especie biológica conocida; por ejemplo la de atender a enfermos y ancianos, que visto desde un punto de vista científico, es completamente antinatural.
El Big Bang, (gran explosión), ese período conocido como el más antiguo del universo, se produjo aproximadamente hace 12 millones de años. 

El planeta tierra tiene una antigüedad de 4.500 millones de años, aunque solo conocemos algo de los últimos 500 millones, de lo que pasó anteriormente de la historia de la evolución de la tierra, se desconoce prácticamente todo. El último millón de años es el desarrollo del ser humano. También sabemos que entre 100 y 200 millones de años todas las especies eran prácticamente dinosaurios, que en un momento dado desaparecieron, posiblemente por el colapso de un cometa que podría haber impactado en el actual Golfo de Méjico, lo cual produjo un cambio meteorológico  muy importante, con bajadas enormes de temperatura, que las especies existentes no fueron capaces de soportar.  

Si el hombre lleva una evolución  de un millón de años, viendo que la tierra sigue adelante, hay acontecimientos de orden natural que hará que la especie humana desaparezca como tal, lo que no se puede prever es cual será la especie que dominará la tierra después de que el ser humano haya desaparecido. Ningún científico, por más erudito que sea, puede predecir esto con precisión. Las dudas sobre el futuro de la humanidad no dejan de ser un reto permanente para el mundo de la ciencia, pero si esta ha sido capaz de erradicar enfermedades modificando nuestra genética, consiguiendo vivir más años que nuestros antepasados y el promedio de edad sigue subiendo, el dilema es, ¿qué sucederá en el futuro? That is the cuestión.

En España a la hora del nacimiento de un niño, se ha adoptado una manera de garantizar que no haya equívocos en las maternidades a la hora de las identificaciones, para lo cual se toma una gota de sangre del cordón umbilical, que se guarda durante tres años, por si hubiera una posible reclamación. Pero una vez transcurrido este plazo, es obligatorio destruir esa muestra, a fin de evitar que no quede residuo biológico a perpetuidad de todos los nacidos.

 Esto se cumple a rajatabla, quemando estos restos, evitando así que de estas personas se pudiera extraer algún tipo de información que hoy en día es ilegal. Si esta información, por alguna razón llegase a manos de algún tipo de  compañías de seguros, estas podrían hacer una valoración de las pólizas, en función de las posibles  enfermedades que pudieran tener los asegurados en el futuro.

El siglo XX se ha caracterizado por las “irrupciones extrañas”, que son aquellas cosas que no estaban previstas y que provocaron crisis de una dimensión incontrolada. Concretamente el siglo XX en la historia de la medicina, se  caracterizó por el dominio de las enfermedades infecciosas, desde el momento que se descubren los antibióticos. Pero extrañamente a finales de ese siglo surge una nueva  enfermedad infecciosa que además mata, el sida. 

Fue una auténtica campanada  en el mundo de la medicina, precisamente por no estar prevista y por desconocimiento de lo que era, tal fue así que ello trastocó muchos principios médicos que se creían que eran incuestionables. ¿Qué el futuro nos puede deparar otras “irrupciones extrañas” que desajusten a la humanidad?, por supuesto que sí. Pero entonces el ser humano se verá obligado, por pura necesidad a llevar a cabo nuevos mecanismos de acomodación y adaptación, que podrán ser reversibles o no. Esto es algo que no está previsto, pero que puede suceder.

                 *********************************************
Las frases y reflexiones que nos dejó Francisco Etxeberría, fueron  rotundas e impactantes. Son verdaderos axiomas del mundo de la investigación científica, así como varias opiniones muy fundamentadas, fruto del estudio profundo de los  temas que hoy se han tratado. Estos fueron algunos de ellos:

“La especialidad de un forense es la de aclarar asuntos de orden médico-biológico, que ayudarán a la administración de justicia, que precisa una respuesta técnica, científica y cualificada, para llevar a cabo su labor con todas las garantías”.
“Todas las titulaciones de la Universidad tienen un contenido forense”.
“Los médicos o cualquiera en su profesión, deben ser ante todo objetivos e imparciales”.
“El médico forense es el perito natural de la Administración de Justicia”.
“Por encima de los 300ºC el ADN de un ser humano, se degrada por completo”.
“Los restos de Atapuerca están tan bien conservados, porque se encontraron en una especie de envoltorio de arcilla, que ha mantenido estable la temperatura y la humedad, desde siempre hasta hoy”.
“La localización de los restos de Miguel de Cervantes, se intentó sin éxito, durante el reinado de José Bonaparte entre los años 1808 y 1813”.

“Actualmente lo humanos nos hemos fragilizado biológicamente, sobrevivimos gracias a los cuidados pediátricos y las vacunas”.
“Los humanos fundamentalmente  están preparados para vivir a nivel del mar. Debido a la presión atmosférica, los espacios peor conquistados por los humanos son las alturas”.
“El ser humano es esclavo de la genética”.
“Cuando a través de un telescopio se mira al infinito, se está viendo el pasado”.
“Los neardentales desparecieron como cultura, pero aproximadamente el 2% de nuestros genes son de ellos”.
“Los verdaderos europeos son neardentales, que fue la especie primitiva desarrollada y evolucionada en Europa”.

“El esqueleto de un hombre y una mujer son completamente distintos”.
“Cuando aquel mono hace 5 millones de años se atreve a explorar, descendiendo de los árboles,  nadie puede saber con certeza,  a partir de que momento se despierta en él, la racionalidad”.

“La base de la evolución humana es la sociabilidad”.
“La evolución humana se caracteriza por lo que son las mutaciones y la selección natural”.

“El ser humano es la única especie que necesita depender su madre durante varios años”.

            **************************************************

Han sido tantos los temas que se han tocado, que el orden del debate en ocasiones pudo dar la impresión de ser un poco anárquico. Nada más lejos de ello, porque el hecho de  hablar del proceso de la evolución humana, de la investigación científica de nuestros antepasados y del futuro que nos espera como especie, obligaba en muchos momentos a una mezcla improvisada, pero con un punto de  interrelación, que aunque aparentemente pudiera parecer desordenado, tenía una justificación, argumentar en profundidad las materias de interés que habían suscitado los contertulios.    
Lo cierto es que nadie se lo esperaba, pero la tertulia de hoy se fue una clase magistral, que hemos recibido de  Francisco Etxeberría. El hecho es que nos ha enriquecido  a todos y nos ha permitido tener  una visión más objetiva  y  unos conocimientos mucho más amplios, sobre unas  materias que hasta ahora, por lo menos yo, no tenía. Es verdad que para mí no deja de ser una osadía, tratar de resumir en unas cuantas páginas todo ese compendio de sabiduría que hoy nos ha hecho llegar a lo largo de las  cuatro horas que duró la tertulia, pero mi compromiso no es otro que el de plasmar de la  forma más fidedigna posible, todo lo que él nos ha transmitido. ¿Qué ha sido una temeridad?, lo se; puesto que intentar  resumir en una mera sinopsis toda la información que hemos recibido, tiene mucho de audacia y atrevimiento, pero aunque no haya sido capaz de reflejar con precisión y detalladamente todos los temas que se trataron, por lo menos lo he intentado.

Ha sido un enorme placer haber conocido a Francisco Etxeberría, por varias razones; por su capacidad analítica, por su elocuencia, por su talento didáctico, por su inmensa cultura y sobre todo por su enorme calidad humana. Invitados como él, engrandecen la trayectoria y el futuro de nuestro foro.
Gracias, muchas gracias por todo y esperamos verte de nuevo. Hasta siempre Francisco.
Por: Luis Yáñez.